“Hay mentiras, malditas mentiras y estadísticas”

Mark Twain

Ciertamente es una frase curiosa. Supongo que en cierto modo cierta. Tal y como dijo George Bernard Shaw:

”La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.”

No obstante estoy más de acuerdo con la afirmación de que los políticos y “expertos” de los campos sociológicos, psicológicos, médicos, que nos recomiendan planes de pensiones, nos dicen que se atiende demasiado a los inmigrantes, etc tienen ciertos problemas con los números y con sus interpretaciones. Un ejercicio interesante para ampliar nuestra cultura social, y matemática, es leer El tigre que no está: un paseo por la jungla de la estadística, de Michael Blastland y Andrew Dilnot, basado en el programa de la BBC More or Less.

En este libro, o en el programa radiofónico, se exprimen ciertas afirmaciones que se hacen habitualmente, basadas en la estadística y el análisis de datos, y que se pueden reducir a una escala más manejable para el común de los mortales. Es interesante ver la disección que se hace de lo que significa la dura frase “le quedan 2 años de vida”, o lo que significan los niveles educativos, el recorte de las pensiones, los gastos en sanidad, etc.

En realidad una estadística es mucho más que el resultado de unos datos “cocinados” o presentados en titulares de una forma más o menos impactante. Los gráficos también ayudan. Y el renombre del personaje que los presente también.

1 de julio de 2009: En España se produce un divorcio cada 4 minutos. Es decir, que durante la hora que estoy escribiendo se producen 15 divorcios. Lo que supone 360 divorcios diarios (teniendo en cuenta que mientras dormimos hay parejas despiertas aprovechando para divorciarse). Finalmente, aprovechando los fines de semana (los papeles se firmarán el lunes, todos a mogollón), 131400 parejas se divorcian en un año. Teniendo en cuenta que en el 2008 hubo unos 170000 matrimonios (fuentes del INE), todavía quedamos unos 40000 locos que permanecen casados. Teniendo en cuenta los titulares de que la crisis reduce los divorcios, podemos extrapolar las siguientes conclusiones:

  1. Hay 40000 parejas que no se divorcian por problemas de poder adquisitivo. Lo que confirma que una hipoteca une más que pasar por la vicaría.
  2. Las 130000 parejas que se divorcian son las de más alto poder adquisitivo, o lo que es lo mismo: si no tienes euros debes sufrir a tu marido o a tu esposa. Este argumento refuerza, además, la creencia de que las nulidades eclesiásticas solamente se les conceden a los ricos.

Lo cierto es que he hecho una pequeña trampa para llegar a tales conclusiones, pero es cierto que en ocasiones la falta de espíritu crítico y análisis serio de los números, el enlazar variables que no guardan correlación y la acción u omisión consciente, generan una alarma innecesaria.

A partir de ahora intentaré presentar más ejemplos, algunos tomados de libros que iré comentando y otros extraidos de los diarios que tengo a mi alcance. Si hay alguien que le sirvan para algo, que se aproveche sin dudar.

Anuncios