En anteriores post no me he mostrado muy conforme con la posible Lei de Convivencia que prepara la Xunta de Galicia. Es más siguiendo sus propios datos: hay 750 expedientes disciplinarios (por exceso) en el curso 2009/2010 sobre unos 270000 alumnos (redondeando también). Lo que significa que sólo 2 de cada 1000 alumnos pasan por el expediente escolar y al resto se le aplican medidas correctoras más ordinarias, ya que se supone que sus faltas son más ordinarias y no extraordinarias, como exige el expediente escolar. Dándole la vuelta al argumento se puede decir que se abren 4,2 expedientes diarios… pero conociendo a la juventud, creo que el dato más importante es el de los alumnos conflictivos.

No obstante, creo que los políticos son absolutamente incapaces de ponerse de acuerdo en temas educativos. Hay profesores realmente preocupados con las situaciones en las que se encuentran en el aula y eso exige un respeto, por parte de los representantes del profesorado. Pero también hay profesores que creen que la participación excesiva de los padres en ciertas cuestiones de la vida escolar puede ser contraproducente y eso lo debe de respetar el gobierno. Puede ser cierto que el Consello escolar de Galicia haya rechazado el anteproyecto de ley, pero eso no invalida al mismo Consello.

Problablemente, lo que más reclaman los profesores sea que de una vez haya una cierta estabilidad en la legislación y no la veamos cambiar cada vez que cambia el viento electoral.

Anuncios