Seguimos a vueltas con el profesorado. En este caso vamos a hablar de la formación del profesorado con respecto a la utilización de las TIC en el aula.

Es absolutamente necesaria la formación del profesorado en Nuevas Tecnologías para que se enfrenten al reto de introducir las TIC en el aula, pero probablemente tengamos un enfoque orientado a las herramientas y no a la utilización de las herramientas en el aula. Cuando estamos en el aula conocemos las herramientas de trabajo habituales: libros de texto, pizarra, tiza, alguna trasparencia, películas,… fundamentalmente por imitación, pero son rutinas efectivas (o no), pero sí adquiridas. La integración de la herramienta que utilizamos con el ritmo y las necesidades del aula está asimilado.

¿Qué pasa cuándo nos enfrentamos a los alumnos con un ordenador y una presentación de Power Point? ¿Somos capaces de mantener la atención del alumno todo el tiempo que consideramos necesario? ¿Power Point es la mejor herramienta para la presentación de contenidos en clase? ¿Qué es lo importante: la presentación o el contenido? ¿Cuándo deben interactuar los alumnos con una pizarra digital? ¿Qué aporta la pizarra digital, digamos cuándo se corrige un ejercicio a un alumno que lo presenta a todos, frente a la pizarra habitual? ¿Cómo integramos actividades colaborativas en el aula, fuera de ella, y nos aseguramos de que realmente son actividades colaborativas?

Siendo realistas, todos somos capaces de manejar Power Point, un cañón de vídeo y una pizarra digital con unas indicaciones básicas y un algo de práctica. ¿Pero somos todos capaces de utilizar esos recursos de forma efectiva en el aula? Probablemente la formación y la investigación del profesorado se debe dirigir hacia la utilización efectiva de los recursos en el aula más que hacia la explicación técnica de los equipos.

Por cierto, y para ayudar a aclarar o a complicar la cuestión puede ser interesante leer este post: ¿Deberían los profesores permitir a los estudiantes utilizar el ordenador en el aula?

Anuncios