You are currently browsing the category archive for the ‘Educación’ category.

Cantaba Víctor Jara hace mucho tiempo en A desalambrar, aquí tenemos la canción

, y que podemos utilizar como metafóra de la situación actual de la educación: los poderes políticos, véase gobiernos, o económicos (OCDE y su informe PISA) cercan mediante alambradas (evaluaciones diagnósticas, programaciones centralizadas, etc) muchas posibilidades de aprendizaje.

Vista la situación es sorprendente la siguiente noticia que he recibido a través de            @carlosigcedu         : Los jesuitas de cataluña anulan asignaturas y exámenes (http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2015/03/07/jesuitas-cataluna-anulan-asignaturas-examenes-colegios/0003_201503G7P28991.htm).

Para mi lo importante es plantearse una serie de cuestiones:

  • ¿Somos capaces de olvidarnos de la tiranía de las programaciones que presentan las editoriales? Estas nos facilitan la vida, la hacen más cómoda y nos dicen lo que tenemos que hacer. ¿Para qué queremos más?
  • ¿Seremos capaces de resistir la tentación de preparar las pruebas diagnósticas externas, que nos permitirán conocer “el nivel” de nuestros alumnos?
  • ¿Soportaremos la presión de los padres cuando piensen que sus hijos no aprenden las cosas importantes: sumas, restas, ecuaciones, álgebra, …?
  • ¿Es posible mantener un proyecto de este tipo en centros educativos de tipo rural? ¿Y en los que haya una gran movilidad del profesorado?
  • ¿Es posible desarrollar un proyecto de este tipo cuándo el profesor que durante tres, cuatro o x años es miembro del equipo directivo, luego será un compañero de trabajo? ¿O sólo es posible cuándo, oyendo la voz de la comunidad educativa, se “impone” desde un liderazgo directivo fuerte?
  • ¿Es posible llevar adelante este tipo de proyectos en los que el trabajo en equipo es fundamental, si tenemos una estructura educativa centrada en el profesor – aula (materia)?
  • ¿Es compatible con los marcos horarios rígidos que se marcan en muchos centros públicos, y que los profesores “eligen” en función de sus necesidades personales, lo cual es lícito y en función de su especialización académica?
  • ¿Es compatible con el control que se ejerce desde la inspección educativa sobre el cumplimiento de la legislación educativa?
  • ¿Tendrán más oportunidades los centros públicos o los privados, para llevar hacia delante estes cambios?

Muchas de estas actividades se dan en muchos lugares: profesor candidato al nobel del profesorado, centros waldorf, Enséñame pero bonito, La educación prohibida, Proyecto Bana... Pero en muchos casos son empeños personales y no trabajos de centro.

Lo importante será que perdamos el miedo y comencemos a desalambrar.

Anuncios

Ya he comentado en otros post la sorpresa que me proporcionó la posibilidad de realizar presentaciones mediante Prezi. Su mayor ventaja, desde mi punto de vistar, relacionada con el mundo educativo, es la posibilidad de combinar varios aspectos que me parecen muy importantes a la hora de presentar los contenidos a los alumnos:

  • La posibilidad de realizar una presentación impactante visualmente, con lo que los alumnos fijan su atención en la presentación que, aunque es cierto que puede actuar como elemento distractor, también mantiene la tensión sobre el próximo punto a mostrar (si el profesor es capaz de mantener un punto de misterio).
  • La facilidad de organizar los elementos en forma de mapa conceptual, lo que le da una coherencia pedagógica a la presentación, facilitando el seguimiento de los razonamientos o los conceptos presentados.
  • La posibilidad de compartir el desarrollo de este mapa conceptual con los profesores o con los alumnos, lo que facilita el aprendizaje colaborativo, el trabajo por proyectos o basado en la resolución de problemas.
  • La posibilidad de compartir con los alumnos el fruto de una de estas presentaciones (aunque sin la participación hablada del profesor, pero algo es algo).

Comparto en este post 3 de las presentaciones realizadas este curso con Prezi:

Cada vez es más interesante la opinión de nuestro ministro de Educación. Hoy me toca comentar el tema de la Excelencia Académica. Para ello repaso la entrevista http://www.abc.es/20120212/sociedad/abcp-empollon-puede-friki-20120212.html#.Tzd8FpIMqXM.twitter y me fijo en “La excelencia no es para todos”.

Como otras veces, tengo un problema de definición con las afirmaciones categóricas. ¿Cuál es la definición de excelencia sobre la que no cabe ninguna interpretación? Excelencia proviene etimológicamente de “excelus”: ex-(fuera de); celsus(elevado,superior). O sea, por fuera de lo más elevado. ¿Qué significa esto en el mundo educativo?

Si nos fijamos en el diccionario de la RAE obtenemos:

Excelencia.(Del lat. excellentĭa).1. f. Superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo.

Entonces, ¿qué significa Excelencia en el mundo educativo? ¿Por qué todos los alumnos no pueden ser excelentes? ¿Por qué la excelencia no es para todos?

Si la definición de excelencia se basa en poseer el mejor expediente académico posible dentro de la etapa educativa que se considere en el momento de la medida, está claro que no todo el mundo puede alcanzar la excelencia, puesto que es difícil encontrar dos personas iguales en su desarrollo académico y profesional, con lo cual, eligiendo este tipo de clasificación de excelencia no queda más remedio que aplaudir las palabras del ministro, pero:

  • Pablo Pineda: Primer profesor europeo con síndrome de Down, ¿es o no es excelente?
  • http://www.cancerinfantil.org/ Los niños que al mismo tiempo que estudian luchan a brazo partido contra la enfermedad, asumiendo las limitaciones que ésta les ocasiona, ¿son o no son excelentes?
  • Un alumno que tuve en mis primeros años de profesional, que se levantaba a las 6:00 h de la mañana, preparaba la granja de sus padres, que eran mayores, y después venía al centro, sacando adelante, con más o menos brillantez, cada curso, ¿es o no es excelente?

Creo que la visión que se desprende de la entrevista es un poco reduccionista y posiblemente lo que se pretende decir es que no todo el mundo tendrá unos brillantes resultados académicos y este será el criterio por el que se regirá el reparto de las becas, lo que es una cuestión bien distinta.

Pero… ¿No será la misión del Sistema Educativo ser el facilitador de que todo el mundo “sea digno de un especial aprecio”?. Pero para eso es necesario que los responsables políticos, los profesionales de la enseñanza, la comunidad educativa en el más amplio sentido de la palabra sea capaz de definir lo que queremos de los niños y jóvenes que están inmersos en su formación.

Creo que en cierto modo, mis profesores de la facultad de matemáticas me enseñaron algo importante: Para poder hablar con propiedad de cualquier tema, tenemos que desarrollar un lenguaje común para poder referirnos a ello. Sin una definición común es imposible entenderse.

La llegada al gobierno del Partido Popular ha disparado la preocupación en el sector educativo sobre una posible nueva reforma de la Ley Orgánica de Educación, cosa a la que deberíamos estar acostumbrados los docentes, que ya no es la primera vez.

Uno de los aspectos que más preocupa al profesorado de la Educación Secundaria y Superior es la posibilidad de que el Bachillerato sea de 3 años. Revisemos el programa educativo del PP para las pasadas elecciones (páginas 74 y siguientes):

  • Mejoraremos la educación obligatoria y gratuita hasta los 16 años, reformando su estructura para reducir el abandono educativo temprano y elevar la formación de los alumnos. La educación secundaria tendrá una organización más flexible, que ofrezca vías formativas de acuerdo con los intereses, motivaciones y progresos de los alumnos. El bachillerato constará de 3 cursos, el primero de los cuales tendrá carácter de curso de iniciación.
  • Aprobaremos una estrategia nacional de calidad de la educación que incluya un programa específico para la mejora de la competencia lectora y la escritura. Las materias instrumentales, como la lengua, las matemáticas y el inglés, tendrán una prioridad central en la educación obligatoria. Elaboraremos un plan de extensión del uso de las nuevas tecnologías, facilitando el acceso a contenidos educativos de calidad y priorizando la formación del profesorado.
  • Adoptaremos de forma temprana medidas de refuerzo y de recuperación para aquellos alumnos que lo necesiten con el objeto de combatir el retraso escolar. Apoyaremos especialmente a los centros que escolarizan alumnado en situación de desventaja social. Fomentaremos la atención educativa para alumnos con necesidades especiales de apoyo. En la carrera docente se reconocerá a aquellos profesores que atiendan a alumnos con especiales dificultades.

Estos son extractos del programa educativo ganador de las elecciones y en el que en ningún momento se comenta nada de nivel, aunque sí de excelencia. Analicemos estos tres puntos:

  • Está claro que si la enseñanza obligatoria ocupa a los alumnos hasta los 16 años el bachillerato de 3 años sólo tiene dos posibilidades: la primera es que el bachillerato comience una vez rematada la Educación Secundaria Obligatoria, con lo cual los alumnos se incorporarían a la Universidad a los 19 años; la segunda es que el último curso de la Educación Secundaria Obligatoria se convierta en un anticipo del Bachillerato, lo cual no sería adecuado para todos los alumnos. Pero entonces podemos consultar el BOE del 30 de julio de 2011 y en el apartado del Ministerio de Educación encontramos una modificación del cuarto curso de la ESO y una nueva ordenación de la Formación Profesional que podrían ir, siempre que se clarificasen contenidos y objetivos, todos estuviésemos dispuestos a trabajar y creyésemos en lo que hacemos, en la línea de ofertar una mejor preparación, tanto para el Bachillerato como para la Formación Profesional. No defiendo lo que propuso el Gobierno anterior, pero no creo que diste mucho de la solución que se adopte por el Gobierno actual. Y como se ha comentado en muchos debates es la postura mayoritaria del profesorado.
  • En el segundo punto a comentar no se propone nada concreto. Se acota lo que supone calidad en la educación. Básicamente: mejorar en todo a través de planes específicos. Realmente no se da una definición de lo que significa calidad. Tema que trataremos en otros post.
  • Finalmente, aunque todos deseamos tener los mejores alumnos del mundo, lo cierto es que hay lo que hay y, como en las propuestas educativas de todos los partidos, no se puede dar por perdido a ningún alumno con dificultades académicas porque, antes o después, formarán parte del mercado de trabajo con lo que deberán desarrollar todas las competencias que necesitan para trabajar. Además se fomenta el trabajo del profesorado en esta línea mediante su reconocimiento.

Supongo que finalmente todo quedará en manos de la coyuntura social y económica y de la ideología del partido gobernante, exactamente igual que el resto de las veces. No obstante, tengo dudas sobre lo que significa Calidad Educativa. Este tema lo trataré en próximos post.

Saludos.

Desde la entrada en vigor de la LOE, es necesario realizar una evaluación de diagnóstico que permita a los centros educativos reorientar su práctica educativa para que los alumnos alcancen las competencias básicas. Esta información, según las diferentes comunidades autónomas se presenta a toda la comunidad educativa o solamente al centro educativo, con la obligación de informar a toda la comunidad educativa de la práctica educativa del centro. Por lo tanto: en unas comunidades se convierte en un ranking (¿Quién es el mejor?) y en otras queda expuesta a la mejor o peor técnica de comunicación por parte del equipo directivo que informa a la comunidad.

Esta evaluación puede generar una cierta cantidad de stress a los profesores que la toman como una evaluación de su trabajo.

  • ¿Qué hacer entonces? La respuesta surge de forma natural: Hay que conseguir los mejores resultados posibles.
  • ¿Cómo lo conseguimos? Haciendo que los alumnos estén mejor preparados.
  • ¿Cómo preparamos mejor a los alumnos? Desarrollando toda la programación.
  • Objetivo del curso: Desarrollar toda la programación para que los alumnos tengan los recursos suficientes para que se presenten con garantías a la evaluación de diagnóstico.

Por lo tanto: si la prueba de diagnóstico se celebra en Mayo los alumnos deben desarrollar la programación prevista para el curso en el que se celebra la prueba de diagnóstico. (No es nada extraño: ya sucede con los alumnos de 2º de Bachillerato y nadie se escandaliza).

Pero, porque siempre existe algún pero: ¿qué pasa si los alumnos que “sufren” la evaluación de diagnóstico son alumnos de 4º de E.P. (10 años) o 2º E.S.O. (14 años)? ¿Desde un punto de vista pedagógico es bueno que se sacrifique la calidad de los aprendizajes básicos por la cantidad de un temario completo?

Pongámonos en las matemáticas de 4º de E.P.: Los alumnos deben afianzar, por ejemplo, el concepto y algoritmo de la multiplicación y el concepto y el algoritmo de la división. ¿Cuánto tiempo estimamos que necesitan los alumnos para desarrollar, interiorizar y aplicar de forma competente estos conceptos? Porque cuando los profesores nos centramos en los test olvidamos que la evaluación de diagnóstico mide el desarrollo de las competencias de los alumnos y no su nivel de conocimientos. Por lo tanto, cuando a un alumno se le evalúa mediante competencias no se espera que realice una clasificación de las figuras geométricas planas y conozca las fórmulas básicas que permiten calcular el área, sino que ante una situación más o menos real (un problema), obtenga conclusiones contextualizadas, algunas de las cuales resolverá mediante aproximación o la aplicación de técnicas de resolución de problemas y no mediante la aplicación automática de algoritmos matemáticos.

Además nos olvidamos de que lo fundamental, para poder enfrentarse a un problema, es ser capaz de comprender las implicaciones de este problema, lo que lleva a entender la importancia de la comprensión lectora (parte sustancial de la competencia lingüística) como la piedra angular de la preparación de la evaluación de diagnóstico. Sin una completa comprensión de un problema, las posibilidades de resolverlo se reducen de forma dramática.

Espero que los profesores no nos sintamos cuestionados por la evaluación de diagnóstico y seamos capaces de centrarnos en el verdadero aprendizaje de los alumnos, en el desarrollo de sus competencias y en el disfrute del aprendizaje. La presión sobre los alumnos en busca de una calificación puede hacer que pierdan su gusto por aprender.

Repasando la prensa que voy leyendo he recordado dos artículos sobre matemáticos y su visión de las matemáticas que me gustaría presentar.

En primer lugar, del diario de mi tierra “El progreso”. El profesor Adolfo Sánchez Valenzuela impartió en Lugo una conferencia, a la que desgraciadamente no pude asistir, sobre la simetría. No obstante lo importante es la visión que ofrece de la educación matemática y su empeño en demostrar que la matemática puede ser una materia amena y divertida. Se esfuerza en hacernos comprender que hay que modificar lo que se pretende en la educación matemática para reconvertirlo en un enseñar a pensar.

No obstante para alcanzar ese mundo ideal los profesores de matemáticas deberíamos establecer cuáles son los contenidos, procedimientos y competencias matemáticas que queremos desarrollar en nuestros alumnos. Mientras no nos pongamos de acuerdo entre toda la comunidad de enseñantes de matemáticas en este aspecto los objetivos sugeridos son difíciles de alcanzar. Además, es difícil hacer divertidas las matemáticas cuando nosotros, en muchos casos, hemos descubierto esta diversión con el paso de los años en el aula cuando intentamos acercar las matemáticas a los estudiantes. Además, nos encontramos en la dicotomía de completar el currículum oficial y acercar las matemáticas a los alumnos.

http://elprogreso.galiciae.com/nova/120559.html

En el segundo artículo el matemático Manuel de León nos presenta en una entrevista su pasión por la matemática y la investigación matemática. Creo que no se necesitan más comentarios, puesto que la pasión con la que opina sobre las matemáticas y su desarrollo a través de la investigación explica como nos sentimos los matemáticos, incluso desde la modestia del profesor de aula, cuando conseguimos presentar la matemática a los alumnos. Halmos comentaba que para él la enseñanza de las matemáticas era importante porque se centraba en la comprensión de los conocimientos matemáticos, lo cual era tan fascinante como la investigación.

http://www.abc.es/20110208/ciencia/abci-matematicas-pueden-explicar-amor-201102071852.html

Espero que la lectura de los dos artículos sea provechosa.

 

 

 

Recuerdo un episodio de Los Simpson en el que Lisa robaba los manuales de aula de sus profesores.  http://es.wikipedia.org/wiki/Separate_Vocations (no encuentro un enlace en el que aparezca el episodio y no creo que fuese legal de todo). En esta situación se produce un ataque de pánico en los profesores, que no son capaces de continuar con su actividad docente cotidiana. Finalmente se resuelve la situación con el consiguiente alivio de los profesores.

Creo que, en muchas ocasiones, los profesionales de la docencia somos excesivamente dependientes de los libros de texto. La opinión se debe a la observación, tanto desde el punto de vista profesional como desde el punto de vista de padre. Existe, en algunos profesionales de la educación, la idea de que el libro de texto es la guía única para el aprendizaje del alumno y se produce una carrera para desarrollar todos los capítulos del libro a lo largo del curso escolar. Las páginas y los ejercicios se suceden desde el primer día hasta el último y así un curso tras otro.

No voy a negar la importancia que puede tener el libro de texto como un apoyo al aprendizaje del alumno o como una guía útil para no perderse en los recovecos de la programación, pero quiero centrarme en dos puntos que considero fundamentales y ante los cuales la dependencia del libro de texto puede ser contraproducente:

  • Contextualización del aprendizaje: Está claro que el currículo aprobado es común para todas las autonomías, pero también es cierto que se exige a los centros escolares y a los profesores que están en ellos que se contextualice es currículo para adaptarlo a las condiciones sociales y personales de los alumnos del centro educativo. Estoy absolutamente convencido de que los profesionales que han diseñado los libros de texto de cualquiera de las editoriales que hemos manejado lo han hecho desde la mejor perspectiva pedagógica, utilizando todos los recursos a su alcance, con los mejores asesores de diseño,… pero lo han hecho desde sus propios despachos. En los libros de texto no hay diferencia entre un centro público de la periferia y un centro privado del barrio de Salamanca. O entre un centro de una línea y un centro de cuatro líneas.
  • Atención a la diversidad: La carrera por desarrollar el temario que aparece en los libros de texto hace que se igualen las expectativas de los alumnos, por lo que se buscarán siempre las mismas actividades para todos, intentando que sigan el mismo ritmo. No obstante eso impide la selección de actividades dependiendo de las capacidades e intereses de los diferentes alumnos, lo que puede suponer que los alumnos con altas capacidades no se sientan motivados y los alumnos con dificultades de aprendizaje se sientan desbordados.
Por otra parte, fuera de esos temas pedagógicos, la utilización del libro de texto como libro de cabecera impide la innovación por parte del profesorado, puesto que éste se decide por la receta segura en lugar de intentar probar actividades alternativas que motiven a los alumnos o los lleven a utilizar todas las competencias que deben desarrollar. El desarrollo de las competencias básicas debe alejarse de la utilización diaria del libro de texto, puesto que desde ese punto de vista el libro de texto sólo permite desarrollar de forma parcial las competencias básicas.
Pero los profesores no son los únicos responsables de esta situación: los padres exigimos que nuestros hijos estén evaluados de forma justa y confundimos esto con que la única forma justa de evaluar es utilizar los exámenes tradicionales, puesto que así podemos comparar con lo que nos “dicen los libros”. Con esta actitud estamos devaluando la profesionalidad de los profesores, al considerar que cuando evalúan actividades no tradicionales no son capaces de valorar con justicia a nuestros hijos.
Espero que no se tome este post como un ataque a las editoriales, pero sí que nos lleve a reflexionar sobre la utilidad justa de los libros de texto en el aula.

He encontrado esta interesante presentación sobre lo qué significa la educación virtual. Creo que merece una reflexión por parte de los profesionales. Sobre todo sobre el significado básico que da el autor a la palabra educación: Contar historias. Desde su punto de vista la educación es un acto de comunicación.

Ciertamente la educación es un acto de comunicación, aunque etimológicamente la palabra signifique acompañamiento. En este ambiente de compañía es en el que se producen los principales actos educativos. Estoy de acuerdo con la idea de que lo que cambian son los métodos, y la tecnología es una más de ellos. Somos los profesores los responsables de aprovecharnos de todos esos métodos y metodologías, tecnologías y pedagogías para poder educar y “enseñar” a nuestros alumnos.

Desde este putno de vista es fundamental la participación del profesorado, como diseñador de los contenidos que queremos comunicar a nuestros alumnos, motivadores de su aprendizaje y evaluadores de sus progresos. Pero también debemos de ser conscientes del feedback que nos proporcionan nuestros alumnos, con sus comentarios y preguntas, sugerencias o incluso con su desinterés. La educación virtual romperá barreras temporales, pero eso no significa que el profesor abandone su puesto, simplemente que cambie su visión de la educación.

Hace ya algún tiempo participé en un interesante debate a través de la red social LinkedIn sobre la posibilidad de que la Inteligencia Artificial sustituya al profesorado en el aula. Independientemente de las posturas personales y profesionales de cada una de las personas que participaron en el debate se nota una gran confusión en conceptos y posibilidades, de la que yo también soy partícipe.

En una primera lectura se nota una gran confusión entre lo que es la utilización de las TIC en el aula y lo que es la aplicación de la Inteligencia Artificial a la educación. Cuando hablamos de TIC (Tecnologías de la información y la comunicación) y lo relacionamos con lo que se da en llamar la competencia digital nos referimos a todos aquellos elementos que nos permiten mejorar la comunicación entre los profesores y los alumnos, buscar y analizar información, presentar y organizar toda la información obtenida,… y para ello no es necesario, en ningún momento, la utilización de la Inteligencia Artificial.

Por otro lado, la Inteligencia Artificial, dicho de una forma suave, intenta resolver problemas tal y como lo haría el ser humano, mediante una respuesta inteligente: analizando el problema y tomando las decisiones adecuadas para resolverlo. Está claro que la enseñanza se puede entender como un problema en el sentido: ¿cuáles son las decisiones curriculares, pedagógicas, metodológicas y de evaluación que se deben tomar para que un determinado alumno adquiera unas ciertas competencias/conocimientos?

Lee Shulman propone el concepto del Pedagogical Content Knowledge, como aquel conocimiento del profesional de la educación que le permiten combinar de la forma más adecuada los aspectos pedagógicos y de contenidos para lograr el aprendizaje. Desde este punto de vista, un sistema basado en la Inteligencia Artificial, en cuya base de conocimiento estén incluidas tanto las estrategias de aprendizaje, atención a la diversidad, evaluación como los contenidos puede “enseñar”. Si además es capaz de aprender de su propia experiencia podrá mejorar su PCK. Esto no es ninguna cuestión de ciencia ficción, puesto que sistemas como ActiveMath ya permiten una aproximación a esta forma de entender la enseñanza y el aprendizaje.

Pero no olvidemos que para que los sistemas puedan hacer ese trabajo es necesaria la aportación de los profesionales de la educación, que tienen que mostrar a los sistemas basados en la inteligencia artificial cuales son las mejores estrategias de enseñanza y aprendizaje, cuales son los contenidos que se deben desarrollar y presentar opciones mediante las que el sistema pueda aprender. Por lo tanto los profesionales de la educación (los profesores) deben plantearse cuál es su nueva función docente.

Pero tampoco podemos olvidar la parte social que tiene el aprendizaje y es en el ámbito del aula en el que éste se desarrolla. Es en este contexto en el que las relaciones humanas no pueden sustituirse, puesto que un profesor también educa con su presencia en el aula y por lo que la figura del profesor es probable que no desaparezca.

No obstante el profesorado debe de estar más atento a la evolución tecnológica y aplicar en el aula todas aquellas herramientas que le permiten desarrollar de la mejor forma posible su trabajo.

Lei De Convivencia e Participación

View more presentations from Angel Buide
Presentación diseñada para informar a padres, profesores y alumnos sobre los aspectos que se pueden considerar más novedosos o polémicos de la Lei de Convivencia y Participación de la Comunidad Educativa aprobada en la Comunidad Autónoma de Galicia durante el verano (no había muchas posibilidades de protestar).
Se dice que es novedosa en algunos aspectos, puesto que se incluyen aspectos como el acoso escolar, la regulación de los procesos de participación en la decisión de padres, alumnos y profesores, el acoso a través de Internet, la autoridad del profesorado… El tiempo dirá si realmente es un avance en la labor educativa o si no era en absoluto necesaria.