You are currently browsing the category archive for the ‘Aula 2.0’ category.

Ya he comentado en otros post la sorpresa que me proporcionó la posibilidad de realizar presentaciones mediante Prezi. Su mayor ventaja, desde mi punto de vistar, relacionada con el mundo educativo, es la posibilidad de combinar varios aspectos que me parecen muy importantes a la hora de presentar los contenidos a los alumnos:

  • La posibilidad de realizar una presentación impactante visualmente, con lo que los alumnos fijan su atención en la presentación que, aunque es cierto que puede actuar como elemento distractor, también mantiene la tensión sobre el próximo punto a mostrar (si el profesor es capaz de mantener un punto de misterio).
  • La facilidad de organizar los elementos en forma de mapa conceptual, lo que le da una coherencia pedagógica a la presentación, facilitando el seguimiento de los razonamientos o los conceptos presentados.
  • La posibilidad de compartir el desarrollo de este mapa conceptual con los profesores o con los alumnos, lo que facilita el aprendizaje colaborativo, el trabajo por proyectos o basado en la resolución de problemas.
  • La posibilidad de compartir con los alumnos el fruto de una de estas presentaciones (aunque sin la participación hablada del profesor, pero algo es algo).

Comparto en este post 3 de las presentaciones realizadas este curso con Prezi:

Anuncios

He encontrado esta interesante presentación sobre lo qué significa la educación virtual. Creo que merece una reflexión por parte de los profesionales. Sobre todo sobre el significado básico que da el autor a la palabra educación: Contar historias. Desde su punto de vista la educación es un acto de comunicación.

Ciertamente la educación es un acto de comunicación, aunque etimológicamente la palabra signifique acompañamiento. En este ambiente de compañía es en el que se producen los principales actos educativos. Estoy de acuerdo con la idea de que lo que cambian son los métodos, y la tecnología es una más de ellos. Somos los profesores los responsables de aprovecharnos de todos esos métodos y metodologías, tecnologías y pedagogías para poder educar y “enseñar” a nuestros alumnos.

Desde este putno de vista es fundamental la participación del profesorado, como diseñador de los contenidos que queremos comunicar a nuestros alumnos, motivadores de su aprendizaje y evaluadores de sus progresos. Pero también debemos de ser conscientes del feedback que nos proporcionan nuestros alumnos, con sus comentarios y preguntas, sugerencias o incluso con su desinterés. La educación virtual romperá barreras temporales, pero eso no significa que el profesor abandone su puesto, simplemente que cambie su visión de la educación.

Hace unos días, a través de la red Linkedin, propuse la idea de hacer una lista de herramientas útile en el aula 2.o mediante la utilización de Wallwisher, sitio Web que permite la creación de Post-it virtuales de forma colaborativa (si el administrador de un muro lo permite, los usuarios pueden incluir sus propias notas). Este es el muro que utilizamos en esta experiencia:

http://www.wallwisher.com/embed/aula20

Ante todo dos comentarios:

  • Agradecer a todos los que han participado en el muro (Cristina, Yelder, Plácido,…) los enlaces que han propuesto y esperar que podamos añadir más enlaces.
  • Creo que la utilización de Wallwisher como herramienta colaborativa queda más que demostrada. Ahora sólo hay que buscar formas de utilizarla en el aula.

En próximos post comentaré las herramientas que se han propuesto, desde mi personal punto de vista.

Una de los primeros problemas con los que nos enfrentamos, como profesores y por lo tanto, a la hora de trabajar con los alumnos es la organización de la información y su obtención. Mejor dicho, primero encontrarla y luego organizarla. En este post os mostraré mi forma de organización. Como decía Halmos: “esta es mi forma de trabajar, no es la única ni la mejor, pero es la que funciona conmigo”. La cita es más o menos textual.

Mis herramientas preferidas son: Twitter, Google Reader, Evernote, Dropbox y Diigo, aunque no descarto la utilización de Google Scholar, Google Books y Google para la búsqueda de información.

Finalmente, para la organización de documentación en PDF, sobre todo artículos científicas utilizo el programa Papers, que desgraciadamente sólo está disponible para el sistema operativo MacOS X y sus versiones para iPod, iPhone e iPad, que comentaremos en otro post.

Punto de partida

  • El comienzo son las buscas de información de interés: e-learning, bullying, evaluación, … normalmente a través de las búsquedas en Google. Esta información permite la obtención de cuentas de Twitter o RSS que permiten el seguimiento de blogs de interés.
  • Esta información la centralizo en Twitter (comunicados cortos) o en Google Reader.

Organización

Es evidente que revisar toda esta información requiere tiempo, y mucho más organizarla en un punto en el que podamos acceder a ella. La posibilidad de utilizar el teléfono móvil o el ordenador permite el acceso a toda la información anterior desde prácticamente cualquier lugar. Por lo tanto:

  • Twitter me permite acceder a muchos enlaces de información que me interesan. Esta la puedo enviar, en el caso de que utilice la versión móvil a Evernote para organizarla posteriormente.
  • Los enlaces obtenidos se pueden organizar en Diigo o incluso, en el caso de alguna descarga de interés almacenarlas en una carpeta de Dropbox.
  • Finalmente, la utilización de Google Reader me permite acceder a los blogs de interés, con todos los miles de enlaces que pueden proporcionarnos.
  • Este artículo no pretende ser una descripción exhaustiva de los servicios descritos, pero sí una ayuda para nuestra organización.

Esta presentación es fruto de la colaboración entre el Departamento de Artes y un aficionado a la guitarra. La presentación se desarrolló en “directo”, con intervenciones a la guitarra. Hubo participación de los alumnos y la expereincia, para los profesores, ha sido muy interesante.

Aunque es un poco arriesgado utilizar el nombre de Aula 2.0 para esta actividad sí que puede ser una forma de comenzar a incluir la interactividad entre profesores y alumnos, el compartir conocimientos entre el profesorado, y el integrar las herramientas audiovisuales, Internet, multimedia y conocimiento.

Después de los aspectos que hemos tratado en los post anteriores, llega el gran momento de la verdad. Una vez implementadas las TIC en el aula es necesaria una nueva práctica educativa. ¿Estamos los profesores preparados, o dispuestos, a emplear nuevas metodologías en la práctica académica? ¿Estamos dispuestos a modificar nuestra forma de evaluar? Recordemos que la utilización de metodologías diferentes implica la utilización de instrumentos de evaluación diferentes.

Pongamos un ejemplo. Uno de los bloques de contenidos de matemáticas es la Estadística. Podemos enfrentarnos a este bloque explicando los conceptos básicos: variables, tablas de datos, gráficas, medidas de dispersión y centralización,… O proponer a los alumnos un maravilloso proyecto en el que tengan que aplicar todos estos conceptos. Nos decidimos por el proyecto y utilizamos los ordenadores que hay en el centro (o que tienen los alumnos en sus casas) para diseñar una encuesta y trabajar sobre ella. ¿Tiene sentido que luego evalúe con una prueba objetiva consistente, pongamos por caso, en calcular las medidas de dispersión de una serie de datos que se me ocurra? Nada más contrario al espíritu de la introducción de la tecnología en el aula.

Si nos fijamos en el desarrollo de las competencias del alumno el enfoque de un estudio estadístico es más efectivo. Los alumnos tienen que desarrollar su competencia digital utilizando las herramientas informáticas de las que disponen en su casa o en el aula; es evidente que desarrollan su competencia matemática al aplicar e interpretar los datos que obtienen en sus encuestas; la presentación de los resultados desarrolla su competencia lingüística; los temas sociales que pueden ser tratados mediante un estudio estadístico permiten el desarrollo de su competencia social y ciudadana, así como el posible trabajo en equipo que tienen que realizar;… Desde este punto de vista, ¿qué aporta una prueba objetiva de cálculo de parámetros estadísticos?

Si conseguimos cambiar nuestra metodología es fundamental que cambiemos nuestra forma de evaluar. Es necesario que el profesor evalúe todos los pasos del trabajo propuesto, teniendo control sobre el aula y sobre las tecnologías que se están empleando. La evaluación sí debe ser contínua, en el sentido más real del término (se evalúa en cada momento del aprendizaje del alumno), para que el profesor pueda tomar las medidas necesarias para reorientar el aprendizaje.

Esto no significa que tengamos que abandonar los principios tradicionales de la evaluación, o las pruebas clásicas que todos sufrimos, porque son necesarias cuándo el profesor así lo considere, sino más bien que debemos exigir que los instrumentos de evaluación sean adecuados al tipo de actividades que realizamos en clase.

Seguimos a vueltas con el profesorado. En este caso vamos a hablar de la formación del profesorado con respecto a la utilización de las TIC en el aula.

Es absolutamente necesaria la formación del profesorado en Nuevas Tecnologías para que se enfrenten al reto de introducir las TIC en el aula, pero probablemente tengamos un enfoque orientado a las herramientas y no a la utilización de las herramientas en el aula. Cuando estamos en el aula conocemos las herramientas de trabajo habituales: libros de texto, pizarra, tiza, alguna trasparencia, películas,… fundamentalmente por imitación, pero son rutinas efectivas (o no), pero sí adquiridas. La integración de la herramienta que utilizamos con el ritmo y las necesidades del aula está asimilado.

¿Qué pasa cuándo nos enfrentamos a los alumnos con un ordenador y una presentación de Power Point? ¿Somos capaces de mantener la atención del alumno todo el tiempo que consideramos necesario? ¿Power Point es la mejor herramienta para la presentación de contenidos en clase? ¿Qué es lo importante: la presentación o el contenido? ¿Cuándo deben interactuar los alumnos con una pizarra digital? ¿Qué aporta la pizarra digital, digamos cuándo se corrige un ejercicio a un alumno que lo presenta a todos, frente a la pizarra habitual? ¿Cómo integramos actividades colaborativas en el aula, fuera de ella, y nos aseguramos de que realmente son actividades colaborativas?

Siendo realistas, todos somos capaces de manejar Power Point, un cañón de vídeo y una pizarra digital con unas indicaciones básicas y un algo de práctica. ¿Pero somos todos capaces de utilizar esos recursos de forma efectiva en el aula? Probablemente la formación y la investigación del profesorado se debe dirigir hacia la utilización efectiva de los recursos en el aula más que hacia la explicación técnica de los equipos.

Por cierto, y para ayudar a aclarar o a complicar la cuestión puede ser interesante leer este post: ¿Deberían los profesores permitir a los estudiantes utilizar el ordenador en el aula?

Ya hemos comentado algunos de los aspectos problemáticos de la integración, necesaria, de las TIC’s en el aula. Veamos ahora el punto más delicado: los profesores. Podemos apreciar varios aspectos que dificultan la integración de las nuevas tecnologías en el aula y que a grandes rasgos se incluyen en: los prejuicios, los aspectos formativos, los aspectos metodológicos y la evaluación.

  • ¿Tienen los profesores claro cuál es el papel de la tecnología en el aula? En general se aprecia cierta desconfianza hacia la utilización de la tecnología: los alumnos se fijan más en el medio que en el contenido; el control de la clase es más difícil; al final lo queimporta es que sepan derivar, analizar sintácticamente, la estructura celular,…; supone una pérdida de tiempo; no es serio… ¿Será que en realidad tienen problemas con los cambios? Nota: creo que en este último punto algo deberíantener que hacer las administraciones. Como una imagen vale más que mil palabras… aquí os dejo tres. Buscad las diferencias.

 

 

 

 

 

 

  • El profesorado demanda formación en la integración de las nuevas tecnologías en el aula. Pero esta formación se enfoca en el sentido de: aprendamos a utilizar las herramientas que nos ofrece el mundo (freeware, shareware, comerciales,…) para hacer las cosas. ¿Cómo se usa PowerPoint, Excell, Word, OpenOffice,…? Tenemos una pizarra digital en clase… ¿qué podemos hacer con ella? Tal vez la formación no debería estar tan centrada en la tecnología como en la forma en la que esta tecnología se introduce en el aula. ¿Realmente se comparten experiencias de integración de las nuevas tecnologías? Realmente estamos introduciendo los dos puntos siguientes: la metodología y la evaluación,… que comentaremos en el próximo capítulo.

Las administraciones educativas han decidido que las nuevas tecnologías deben de estar presentes en el aula, lo cual es una gran noticia. Pongamos, por ejemplo el Proxecto ABALAR en Galicia. Con alegrarme quiero decir que es lógico que las nuevas tecnologías, los ordenadores, Internet, … entren en el aula y se constituyan en una herramienta más del trabajo de aula.

De lo que ya no estoy tan seguro es de que las administraciones hayan tenido en cuenta lo que significa esta integración desde el punto de vista de los padres, los alumnos y los profesores, independientemente del grado de propaganda y supuesto compromiso con la enseñanza.

Las presiones sobre la integración de las nuevas tecnologías en el aula aparecen desde todos los ámbitos de la comunidad escolar. Probablemente podemos plantear estas presiones como preguntas.

Para los padres

¿Es posible que los padres, ante la alta competencia académica, seamos capaces de entender que el aprendizaje a través de las nuevas tecnologías no tiene los mismos tiempos? ¿Estamos dispuestos a que nuestros hijos aprendan de forma crítica en lugar de mecánica, aunque esta última sea más vistosa? ¿Seremos capaces de entender que la utilización de las nuevas tecnologías es parte del desarrollo de sus competencias básicas, es decir, de aquellos aspectos educativos que les permitirán enfrentarse a los retos de la vida? ¿Seremos capaces de entender que la tecnología tiene sus riesgos, pero que para aprender a evitarlos es necesario que nosotros los acompañemos? ¿Seremos capaces de entender que la labor de los profesores, ante un cambio tan radical, no está exenta de riesgos y equivocaciones, pero que los profesores pretenden ayudar a sus hijos con todas las herramientas que tienen en su mano?

Los alumnos

¿Serán capaces de separar lo que han vivido hasta ahora, dentro del mundo de las nuevas tecnologías, de lo que es un aprendizaje dirigido y no entender el aula como una extensión de sus redes sociales? ¿Tendrán la capacidad de abrirse al autoaprendizaje que proporciona la red?

Los profesores….

eso lo dejaremos para el próximo capítulo.

Enlace a una presentación realizada para la formación en el Plan Abalar de la Xunta de Galicia. Está en gallego, pero no tiene ninguna dificultad de comprensión.