You are currently browsing the category archive for the ‘Legislación’ category.

La llegada al gobierno del Partido Popular ha disparado la preocupación en el sector educativo sobre una posible nueva reforma de la Ley Orgánica de Educación, cosa a la que deberíamos estar acostumbrados los docentes, que ya no es la primera vez.

Uno de los aspectos que más preocupa al profesorado de la Educación Secundaria y Superior es la posibilidad de que el Bachillerato sea de 3 años. Revisemos el programa educativo del PP para las pasadas elecciones (páginas 74 y siguientes):

  • Mejoraremos la educación obligatoria y gratuita hasta los 16 años, reformando su estructura para reducir el abandono educativo temprano y elevar la formación de los alumnos. La educación secundaria tendrá una organización más flexible, que ofrezca vías formativas de acuerdo con los intereses, motivaciones y progresos de los alumnos. El bachillerato constará de 3 cursos, el primero de los cuales tendrá carácter de curso de iniciación.
  • Aprobaremos una estrategia nacional de calidad de la educación que incluya un programa específico para la mejora de la competencia lectora y la escritura. Las materias instrumentales, como la lengua, las matemáticas y el inglés, tendrán una prioridad central en la educación obligatoria. Elaboraremos un plan de extensión del uso de las nuevas tecnologías, facilitando el acceso a contenidos educativos de calidad y priorizando la formación del profesorado.
  • Adoptaremos de forma temprana medidas de refuerzo y de recuperación para aquellos alumnos que lo necesiten con el objeto de combatir el retraso escolar. Apoyaremos especialmente a los centros que escolarizan alumnado en situación de desventaja social. Fomentaremos la atención educativa para alumnos con necesidades especiales de apoyo. En la carrera docente se reconocerá a aquellos profesores que atiendan a alumnos con especiales dificultades.

Estos son extractos del programa educativo ganador de las elecciones y en el que en ningún momento se comenta nada de nivel, aunque sí de excelencia. Analicemos estos tres puntos:

  • Está claro que si la enseñanza obligatoria ocupa a los alumnos hasta los 16 años el bachillerato de 3 años sólo tiene dos posibilidades: la primera es que el bachillerato comience una vez rematada la Educación Secundaria Obligatoria, con lo cual los alumnos se incorporarían a la Universidad a los 19 años; la segunda es que el último curso de la Educación Secundaria Obligatoria se convierta en un anticipo del Bachillerato, lo cual no sería adecuado para todos los alumnos. Pero entonces podemos consultar el BOE del 30 de julio de 2011 y en el apartado del Ministerio de Educación encontramos una modificación del cuarto curso de la ESO y una nueva ordenación de la Formación Profesional que podrían ir, siempre que se clarificasen contenidos y objetivos, todos estuviésemos dispuestos a trabajar y creyésemos en lo que hacemos, en la línea de ofertar una mejor preparación, tanto para el Bachillerato como para la Formación Profesional. No defiendo lo que propuso el Gobierno anterior, pero no creo que diste mucho de la solución que se adopte por el Gobierno actual. Y como se ha comentado en muchos debates es la postura mayoritaria del profesorado.
  • En el segundo punto a comentar no se propone nada concreto. Se acota lo que supone calidad en la educación. Básicamente: mejorar en todo a través de planes específicos. Realmente no se da una definición de lo que significa calidad. Tema que trataremos en otros post.
  • Finalmente, aunque todos deseamos tener los mejores alumnos del mundo, lo cierto es que hay lo que hay y, como en las propuestas educativas de todos los partidos, no se puede dar por perdido a ningún alumno con dificultades académicas porque, antes o después, formarán parte del mercado de trabajo con lo que deberán desarrollar todas las competencias que necesitan para trabajar. Además se fomenta el trabajo del profesorado en esta línea mediante su reconocimiento.

Supongo que finalmente todo quedará en manos de la coyuntura social y económica y de la ideología del partido gobernante, exactamente igual que el resto de las veces. No obstante, tengo dudas sobre lo que significa Calidad Educativa. Este tema lo trataré en próximos post.

Saludos.

Lei De Convivencia e Participación

View more presentations from Angel Buide
Presentación diseñada para informar a padres, profesores y alumnos sobre los aspectos que se pueden considerar más novedosos o polémicos de la Lei de Convivencia y Participación de la Comunidad Educativa aprobada en la Comunidad Autónoma de Galicia durante el verano (no había muchas posibilidades de protestar).
Se dice que es novedosa en algunos aspectos, puesto que se incluyen aspectos como el acoso escolar, la regulación de los procesos de participación en la decisión de padres, alumnos y profesores, el acoso a través de Internet, la autoridad del profesorado… El tiempo dirá si realmente es un avance en la labor educativa o si no era en absoluto necesaria.

En anteriores post no me he mostrado muy conforme con la posible Lei de Convivencia que prepara la Xunta de Galicia. Es más siguiendo sus propios datos: hay 750 expedientes disciplinarios (por exceso) en el curso 2009/2010 sobre unos 270000 alumnos (redondeando también). Lo que significa que sólo 2 de cada 1000 alumnos pasan por el expediente escolar y al resto se le aplican medidas correctoras más ordinarias, ya que se supone que sus faltas son más ordinarias y no extraordinarias, como exige el expediente escolar. Dándole la vuelta al argumento se puede decir que se abren 4,2 expedientes diarios… pero conociendo a la juventud, creo que el dato más importante es el de los alumnos conflictivos.

No obstante, creo que los políticos son absolutamente incapaces de ponerse de acuerdo en temas educativos. Hay profesores realmente preocupados con las situaciones en las que se encuentran en el aula y eso exige un respeto, por parte de los representantes del profesorado. Pero también hay profesores que creen que la participación excesiva de los padres en ciertas cuestiones de la vida escolar puede ser contraproducente y eso lo debe de respetar el gobierno. Puede ser cierto que el Consello escolar de Galicia haya rechazado el anteproyecto de ley, pero eso no invalida al mismo Consello.

Problablemente, lo que más reclaman los profesores sea que de una vez haya una cierta estabilidad en la legislación y no la veamos cambiar cada vez que cambia el viento electoral.

Últimamente se habla mucho de la falta de autoridad del profesorado. Como todo aquello que hay que solucionar en educación se promulga una nueva ley (véase educación para la salud, vial, prevención de la violencia de género,…) y los profesores en lugar de protestar, como es habitual, consideran que se soluciona el problema porque “tienen la sartén por el mango”. Pero conozco profesores que son capaces de estar en un aula complicada y no tener ningún problema de autoridad (sin necesidad de hacer un curso de kárate); profesores que hablan y hablan, los alumnos no molestan, pero tampoco atienden,… hay tantas y tantas variables.

¿Pero qué significa exactamente autoridad? Podemos centrarnos en Wikipedia o en el Diccionario de la Real Academia Española y nos daremos cuenta de que hay dos tipos de autoridad: una legal y otra moral. Es cierto que la legal permitirá legitimar algunas de las actuaciones de los profesores, pero esa autoridad legal no deriva automáticamente la autoridad moral, puesto que esta se concede por el otro, en la relación que mantiene contigo, cuando éste se convence de que el objetivo del profesor es intentar acompañarlo hasta dónde quiere llegar, aunque no siempre lo consigue, y acepta (el profesor) los defectos y las virtudes del alumno.

Nota: Aceptar al alumno no significa que no se le corrija cuando el alumno no hace lo que se espera de él (tanto académica como personalmente).

Creo que aunque no aborda el tema de la autoridad de forma directa, y puede tener alguna apreciación discutible, es interesante el post Relationships and Uncertainty Matter Most: David Brooks in the New Yorker on Educational Excellence.

La autoridad se gana en el aula cuando el profesor respeta (se pone en el lugar) a los alumnos, tanto desde el punto de vista personal como académico, se muestra justo en sus decisiones y se abre a la escucha de los alumnos. No confundamos la autoridad con la capacidad de sancionar de forma automática. Eso es Poder, que es algo diferente. Recordemos que no todo el que tiene poder tiene autoridad.

Para finalizar: “Todo gran poder exige una gran responsabilidad”

Se montrer autoritaire reste le moyen le plus sûr de perdre toute autorité. Robert SABATIER (Le livre de la déraison souriante. Paris, Albin Michel, 1991, p. 89)