You are currently browsing the tag archive for the ‘educación’ tag.

Cantaba Víctor Jara hace mucho tiempo en A desalambrar, aquí tenemos la canción

, y que podemos utilizar como metafóra de la situación actual de la educación: los poderes políticos, véase gobiernos, o económicos (OCDE y su informe PISA) cercan mediante alambradas (evaluaciones diagnósticas, programaciones centralizadas, etc) muchas posibilidades de aprendizaje.

Vista la situación es sorprendente la siguiente noticia que he recibido a través de            @carlosigcedu         : Los jesuitas de cataluña anulan asignaturas y exámenes (http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2015/03/07/jesuitas-cataluna-anulan-asignaturas-examenes-colegios/0003_201503G7P28991.htm).

Para mi lo importante es plantearse una serie de cuestiones:

  • ¿Somos capaces de olvidarnos de la tiranía de las programaciones que presentan las editoriales? Estas nos facilitan la vida, la hacen más cómoda y nos dicen lo que tenemos que hacer. ¿Para qué queremos más?
  • ¿Seremos capaces de resistir la tentación de preparar las pruebas diagnósticas externas, que nos permitirán conocer “el nivel” de nuestros alumnos?
  • ¿Soportaremos la presión de los padres cuando piensen que sus hijos no aprenden las cosas importantes: sumas, restas, ecuaciones, álgebra, …?
  • ¿Es posible mantener un proyecto de este tipo en centros educativos de tipo rural? ¿Y en los que haya una gran movilidad del profesorado?
  • ¿Es posible desarrollar un proyecto de este tipo cuándo el profesor que durante tres, cuatro o x años es miembro del equipo directivo, luego será un compañero de trabajo? ¿O sólo es posible cuándo, oyendo la voz de la comunidad educativa, se “impone” desde un liderazgo directivo fuerte?
  • ¿Es posible llevar adelante este tipo de proyectos en los que el trabajo en equipo es fundamental, si tenemos una estructura educativa centrada en el profesor – aula (materia)?
  • ¿Es compatible con los marcos horarios rígidos que se marcan en muchos centros públicos, y que los profesores “eligen” en función de sus necesidades personales, lo cual es lícito y en función de su especialización académica?
  • ¿Es compatible con el control que se ejerce desde la inspección educativa sobre el cumplimiento de la legislación educativa?
  • ¿Tendrán más oportunidades los centros públicos o los privados, para llevar hacia delante estes cambios?

Muchas de estas actividades se dan en muchos lugares: profesor candidato al nobel del profesorado, centros waldorf, Enséñame pero bonito, La educación prohibida, Proyecto Bana... Pero en muchos casos son empeños personales y no trabajos de centro.

Lo importante será que perdamos el miedo y comencemos a desalambrar.

Cando falamos de algo ou de alguén está ben definir os termos que imos desenrolar. Non hai diferencia entre este termo en caselán ou en galego. A verba, ou palabra, é responsable. Das tres acepcións naturais gústame a primeira. Ser capaz de responder de algo ou de alguén. Gústame máis porque etimolóxicamente deriva de responsum (resposta, “respuesta” en castelán).

Eu espero que me consideren responsable, os meus alumnos polo menos, posto que podo dar unha razón de cada unha das decisións que tomo sobre o desenvolvemento académico da materia. Tamén espero que me consideren responsable porque podo argumentar as sancións e as amonestacións que ás veces teño que tomar. Pero estou certo de que hai intres nos que non son responsable en absoluto, e supoño que iso dáse en tódolos eidos da miña vida: persoal e profesional. Hai intres nos que a tensión do momento, a incapacidade de autocontrol, a falla de perspectiva provocan unha reacción que non podo controlar, e moito menos xustificar… nese intre deixo de ser RESPONSABLE.

Cando iso sucede, o certo é que debería ser capaz de afrontar a miña irresponsabilidade e pedir perdón: “Perdín o control, equivoqueime, síntoo,…” Cando como persoa ou profesor son capaz de facer iso educo: amoso un camiño, dirixo a aquel que me observa, porque por moito que discutamos se somos instructores ou educadores o certo é que cada un dos nosos xestos, verbas, omisións e acertos, xustizas e inxustizas,… quedan gravadas na retina e na memoria de cada un dos nosos alumnos.

Sei que todo isto é discutible. Sei que hai compañeiros que todavía sinten que teñen a verdade absoluta nas súas mans, pero esta verdade absoluta non existe: nen sequera na miña materia… que llo pregunten a Gödel. Calquera que se sinta ofendido que tire a primeira pedra.

É unha sorte que probablemente esto o lean unha ou dúas persoas, porque así podo descargar todo o que sinto sen medo a que me critiquen. Pero tamén é certo que cando máis aprendo é cando escoito a cada un dos meus compañeiros que non pensan o mesmo ca min. Polo tanto… se alguén o mira, abúrrese e lle apetece contestar que o faga. A min non me molesta.