You are currently browsing the tag archive for the ‘sector educativo’ tag.

Cantaba Víctor Jara hace mucho tiempo en A desalambrar, aquí tenemos la canción

, y que podemos utilizar como metafóra de la situación actual de la educación: los poderes políticos, véase gobiernos, o económicos (OCDE y su informe PISA) cercan mediante alambradas (evaluaciones diagnósticas, programaciones centralizadas, etc) muchas posibilidades de aprendizaje.

Vista la situación es sorprendente la siguiente noticia que he recibido a través de            @carlosigcedu         : Los jesuitas de cataluña anulan asignaturas y exámenes (http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2015/03/07/jesuitas-cataluna-anulan-asignaturas-examenes-colegios/0003_201503G7P28991.htm).

Para mi lo importante es plantearse una serie de cuestiones:

  • ¿Somos capaces de olvidarnos de la tiranía de las programaciones que presentan las editoriales? Estas nos facilitan la vida, la hacen más cómoda y nos dicen lo que tenemos que hacer. ¿Para qué queremos más?
  • ¿Seremos capaces de resistir la tentación de preparar las pruebas diagnósticas externas, que nos permitirán conocer “el nivel” de nuestros alumnos?
  • ¿Soportaremos la presión de los padres cuando piensen que sus hijos no aprenden las cosas importantes: sumas, restas, ecuaciones, álgebra, …?
  • ¿Es posible mantener un proyecto de este tipo en centros educativos de tipo rural? ¿Y en los que haya una gran movilidad del profesorado?
  • ¿Es posible desarrollar un proyecto de este tipo cuándo el profesor que durante tres, cuatro o x años es miembro del equipo directivo, luego será un compañero de trabajo? ¿O sólo es posible cuándo, oyendo la voz de la comunidad educativa, se “impone” desde un liderazgo directivo fuerte?
  • ¿Es posible llevar adelante este tipo de proyectos en los que el trabajo en equipo es fundamental, si tenemos una estructura educativa centrada en el profesor – aula (materia)?
  • ¿Es compatible con los marcos horarios rígidos que se marcan en muchos centros públicos, y que los profesores “eligen” en función de sus necesidades personales, lo cual es lícito y en función de su especialización académica?
  • ¿Es compatible con el control que se ejerce desde la inspección educativa sobre el cumplimiento de la legislación educativa?
  • ¿Tendrán más oportunidades los centros públicos o los privados, para llevar hacia delante estes cambios?

Muchas de estas actividades se dan en muchos lugares: profesor candidato al nobel del profesorado, centros waldorf, Enséñame pero bonito, La educación prohibida, Proyecto Bana... Pero en muchos casos son empeños personales y no trabajos de centro.

Lo importante será que perdamos el miedo y comencemos a desalambrar.

Anuncios

La llegada al gobierno del Partido Popular ha disparado la preocupación en el sector educativo sobre una posible nueva reforma de la Ley Orgánica de Educación, cosa a la que deberíamos estar acostumbrados los docentes, que ya no es la primera vez.

Uno de los aspectos que más preocupa al profesorado de la Educación Secundaria y Superior es la posibilidad de que el Bachillerato sea de 3 años. Revisemos el programa educativo del PP para las pasadas elecciones (páginas 74 y siguientes):

  • Mejoraremos la educación obligatoria y gratuita hasta los 16 años, reformando su estructura para reducir el abandono educativo temprano y elevar la formación de los alumnos. La educación secundaria tendrá una organización más flexible, que ofrezca vías formativas de acuerdo con los intereses, motivaciones y progresos de los alumnos. El bachillerato constará de 3 cursos, el primero de los cuales tendrá carácter de curso de iniciación.
  • Aprobaremos una estrategia nacional de calidad de la educación que incluya un programa específico para la mejora de la competencia lectora y la escritura. Las materias instrumentales, como la lengua, las matemáticas y el inglés, tendrán una prioridad central en la educación obligatoria. Elaboraremos un plan de extensión del uso de las nuevas tecnologías, facilitando el acceso a contenidos educativos de calidad y priorizando la formación del profesorado.
  • Adoptaremos de forma temprana medidas de refuerzo y de recuperación para aquellos alumnos que lo necesiten con el objeto de combatir el retraso escolar. Apoyaremos especialmente a los centros que escolarizan alumnado en situación de desventaja social. Fomentaremos la atención educativa para alumnos con necesidades especiales de apoyo. En la carrera docente se reconocerá a aquellos profesores que atiendan a alumnos con especiales dificultades.

Estos son extractos del programa educativo ganador de las elecciones y en el que en ningún momento se comenta nada de nivel, aunque sí de excelencia. Analicemos estos tres puntos:

  • Está claro que si la enseñanza obligatoria ocupa a los alumnos hasta los 16 años el bachillerato de 3 años sólo tiene dos posibilidades: la primera es que el bachillerato comience una vez rematada la Educación Secundaria Obligatoria, con lo cual los alumnos se incorporarían a la Universidad a los 19 años; la segunda es que el último curso de la Educación Secundaria Obligatoria se convierta en un anticipo del Bachillerato, lo cual no sería adecuado para todos los alumnos. Pero entonces podemos consultar el BOE del 30 de julio de 2011 y en el apartado del Ministerio de Educación encontramos una modificación del cuarto curso de la ESO y una nueva ordenación de la Formación Profesional que podrían ir, siempre que se clarificasen contenidos y objetivos, todos estuviésemos dispuestos a trabajar y creyésemos en lo que hacemos, en la línea de ofertar una mejor preparación, tanto para el Bachillerato como para la Formación Profesional. No defiendo lo que propuso el Gobierno anterior, pero no creo que diste mucho de la solución que se adopte por el Gobierno actual. Y como se ha comentado en muchos debates es la postura mayoritaria del profesorado.
  • En el segundo punto a comentar no se propone nada concreto. Se acota lo que supone calidad en la educación. Básicamente: mejorar en todo a través de planes específicos. Realmente no se da una definición de lo que significa calidad. Tema que trataremos en otros post.
  • Finalmente, aunque todos deseamos tener los mejores alumnos del mundo, lo cierto es que hay lo que hay y, como en las propuestas educativas de todos los partidos, no se puede dar por perdido a ningún alumno con dificultades académicas porque, antes o después, formarán parte del mercado de trabajo con lo que deberán desarrollar todas las competencias que necesitan para trabajar. Además se fomenta el trabajo del profesorado en esta línea mediante su reconocimiento.

Supongo que finalmente todo quedará en manos de la coyuntura social y económica y de la ideología del partido gobernante, exactamente igual que el resto de las veces. No obstante, tengo dudas sobre lo que significa Calidad Educativa. Este tema lo trataré en próximos post.

Saludos.